Por el Maestro Senior Carlos Gomez de Olivera

¿Cuál es tu estilo de combate?

La pregunta que frecuentemente hago al comenzar una Master class, refiriéndome a las tácticas de combate -dirigiéndome a uno de los participantes- ¿Cuál es tu estilo de combate?, el interpelado comienza con la descripción de su estilo. A lo que yo suelo comentar, el combatiente ideal es aquel que tiene un estilo para cada contrincante, dependiendo de su velocidad, su alcance de piernas, brazos e incluso de su potencia. Punto seguido me gustaría relatar una pequeña fábula; en oportunidad que un maestro caminaba con su alumno por un bosque, ambos observaron un faisán, la aparente torpeza de sus movimientos causó risas al discípulo, a lo cual su maestro le pregunta de qué te ríes? El discípulo le responde: me causa gracia el faisán, qué animal más torpe y sin habilidad, cómo respuesta el maestro lo golpeó con su bastón y le ordenó, “Vuela”. Todas las cosas tienen su habilidad y su fuerza, está en cada uno poder reconocerlas.
De igual manera cuando hablamos de combate, no es propicio hablar de un estilo en particular cuando quién está combatiendo conmigo sería quien propone el ritmo del combate, he aquí donde debemos utilizar nuestra inteligencia y nuestra percepción.


En oportunidad que fui invitado por un alumno que dirige la asociación en Italia, me pidió especialmente que describa cómo peleábamos en Argentina, puesto que había observado que la posición de combate era de medio perfil, ubicando los pies en un ancho de hombros, mientras que en Europa se combatía de forma lateral alineando los pies. A lo que yo le respondí, los europeos usualmente de mayor estatura utilizan esa postura por tener las piernas largas y por ende mayor alcance, en nuestro caso al no poseer la misma ventaja, debíamos utilizar movimientos más cortos y de mayor velocidad y al recibir un golpe directo solo nos queda pivotear el torso y buscar el contra ataque con un golpe de puño para poder ocasionalmente conectar una técnica circular (doliopchagui) a la zona media. Poco tiempo después comencé a observar que en nuestro país se combatía de la misma manera que en Europa, es decir usando la pierna delantera, está opción beneficia a algunos -de mayor estatura- pero es contraproducente para aquellos que tienen menor alcance de piernas, este comentario posiblemente despierte la polémica, pero solamente estoy expresando mi experiencia, los que venimos de la vieja escuela solíamos inspirarnos en los conceptos de Bruce Lee. Él solía sostener que cada combate era un acto de creatividad irrepetible, debíamos ser como el agua que toma la forma del recipiente donde se la vierta. Siguiendo éste concepto el entrenador debe tener en cuenta las habilidades particulares de cada deportista para poder mejorarlas, para ser aplicadas según el tipo de combatiente que tengan enfrente.

Master Senior Carlos Gómez de Olivera - Vlll Dan ITF